La Voz Latina - Su puente a la comunidad Hispana de Georgia y Carolina del sur

En peligro el acceso Latino a la representación política

  • Elianne Ramos. Foto por www.naleo.org Facebook.

Cambios en cómo una nación atrae distritos legislativos estatales, podría resultar en aproximadamente el 55% de la población latina excluida, si solo se contaran los votantes elegibles.

     En diciembre, a menos de un año de las Elecciones de 2016, los argumentos orales en el caso Evenwel v. Abbott (comúnmente conocido como “una persona, un voto”) comenzaron en la Corte Suprema de los Estados Unidos. Establecido por más de medio siglo por el fallo de la Corte Suprema de 1964 en Reynolds v. Simms, el método usado para dividir los distritos legislativos estatales de una manera que resultaría en una representación justa, es ahora un tema de debate.

     Esa decisión, que dirige los estados durante los últimos 51 años para defender “una persona, un voto” mediante la elaboración de los distritos legislativos estatales de una forma en que divide la población total en partes iguales, esta siendo repasada. Entrado en cuestión esta si los estados deben contar solamente a votantes o votantes elegibles en la determinación del tamaño de los distritos legislativos estatales.
     Cambios en la forma en que nuestra nación define estos principios, podrían tener un impacto dañino en la capacidad de respuesta de nuestra democracia a más de 55 millones de latinos que viven hoy en los Estados Unidos. Contar solo a los votantes elegibles y excluir a los jóvenes y a los que no son ciudadanos (incluyendo aquellos que están aquí legalmente) en última estancia, concedería más poder político a los grupos de población que son mayores, más ricos y más suburbanos.

     “La Corte Suprema de los Estados Unidos no debe usar este caso como una oportunidad de mover 51 años atrás a nuestro país,” dijo Arturo Vargas, director ejecutivo del Fondo Educativo NALEO. “A cambio, la Corte debería usar esta oportunidad para consolidar el enfoque actual usado para defender el principio de “una persona, un voto” como ley, para asegurar que tengamos una democracia para todos, no una democracia para los pocos privilegiados.”
     Este caso es fundamental para el segundo grupo de población más grande del país, y no sólo por la comunidad inmigrante. Con una mayor probabilidad de vivir en áreas urbanas, un joven de mediana edad (28 para los latinos versus 38 para todos los estadounidenses), y una población que cuenta con uno de cada cuatro jóvenes en edad escolar, el acceso a una representación justa estaría en peligro significativo si la corte vuelve a definir “una persona, un voto”.
     El análisis en un informe amicus con el Fondo Educativo de NALEO y otros grupos de coalición encontraron que aproximadamente el 55% de la población latina quedaría excluida si solo los votantes elegibles fueran contados en distritos, comparado a solo 21% de los blancos que no son hispanos. En ciudades como Los Angeles, donde solo 690,000 o el 32% de la población son ciudadanos en edad de votar, esto puede resultar en consecuencias significativas para los oficiales electos y sus electores.
     La implementación de un método de redistribución de distritos que este basado solo en el número de votantes elegibles, también sería problemático desde una perspectiva de datos. Actualmente, los datos necesarios para contar solo a los votantes elegibles en distritos, no existen en este momento.
     Lo más cercano que tenemos es la información reunida por la Oficina del Censo mediante el conteo decenal del país y el American Community Survey (ACS), que usa respuestas de solo 3.5 millones de hogares cada año para compilar un ejemplo representativo de la nación, un ejemplo que no puede proporcionar datos completos para las demandas de redistribución de distritos de análisis detallado.
    Vargas siguió diciendo, “Haciendo que nuestro sistema político dependa de datos incompletos y que responda a menos estadounidenses, no a más, lo único que logra cambiando la definición de nuestra nación de “una persona, un voto” sería un gran enredo. “Hacemos un llamado a la Corte Suprema de la nación para mantener el método actual usado para dibujar los distritos legislativos estatales, para asegurar que nuestra democracia siga siendo receptiva a los latinos y a todos los estadounidenses.”

 

Issue Month: 
Friday, January 8, 2016