La Voz Latina - Su puente a la comunidad Hispana de Georgia y Carolina del sur

30 vidas extinguidas, pero no se arrepiente: La historia de un asesino

Iguala, México (AP) – El asesino dice que “desapareció” a un hombre por primera vez a los 20 años. Nueve años después, ha eliminado a 30 personas – quizás tres por error. Algunas veces siente lástima por el trabajo que hace, pero no se arrepiente, porque esta suministrando una especie de servicio público, defendiendo a su comunidad de intrusos. Las cosas serían mucho peor si los rivales se hicieran cargo.
“Muchas veces su barrio, su pueblo, su ciudad esta siendo invadida por personas que usted cree que van a hacerle daño a su familia, su sociedad,” dijo él. “Bueno, luego usted tiene que actuar, porque el gobierno no va a venir a ayudarlo.”
Él opera junto a la Costa Grande de Guerrero, el estado sudoccidental hogar del ostentoso Acapulco, así como de ricas tierras de cultivo usadas para cultivar amapolas de heroína y marihuana. Largas franjas del estado son controladas o impugnadas por violentos carteles de droga que trafican pasta de opio para el mercado de Estados Unidos, y más de 1,000 personas han sido reportadas como desaparecidas en Guerrero desde 2007 – muchas menos que el número actual que se cree que han desaparecido en el estado.
La difícil situación de los desaparecidos y sus familias, estalló en la conciencia pública el año pasado cuando 43 estudiantes rurales universitarios fueron detenidos por la policía y desaparecieron de la ciudad de Guerrero de Iguala, comenzando protestas nacionales. Luego, de repente, cientos mas de familias del área se presentaron para reportar a sus víctimas secuestradas conocidas ahora como “los otros desaparecidos.” Ellos contaron historias de niños y esposas raptados de su casa a punta de pistola, o que se fueron de la casa un día y simplemente desaparecieron.

Esta es una historia del otro lado, el cuento de un hombre que secuestra, tortura y asesina para un cartel de droga. Su historia es el reflejo contado por lo sobrevivientes y las familias de las víctimas, y parece confirmar sus peores temores: Muchos, si no la mayoría, de los desaparecidos probablemente nunca van a regresar a casa.
“¿Usted ha desaparecido gente?” se le pregunta.
“Sí,” responde él.
En México y otros lugares donde el secuestro es común, la palabra “desaparecido” es un verbo activo y también un adjetivo para describir a los desaparecidos. Desaparecer a alguien significa secuestrar, torturar, asesinar y deshacerse del cuerpo en un lugar donde nadie lo pueda encontrar.

Hasta la fecha, ninguna de las víctimas del asesino ha sido encontrada, dijo él.
En jean y camiseta camuflada, el sicario se ve más joven que sus 29 años. No se ve a sí mismo como malo. A diferencia de otros, dice, tiene normas: No asesina a mujeres o a niños. No hace que sus víctimas caven su propia tumba. Cría ganado para vivir y no se considera un traficante de droga o un asesino profesional, a pesar de que se le paga por desaparecer personas. Mientras reconoce que lo que hace es ilegal, dice que esta defendiendo a su gente contra la violencia de otros carteles.
El asesino lleva una bolsa con una correa sobre su pecho en la que carga varios walkie-talkie y teléfonos celulares, uno de los cuales usa para recibir llamadas y emitir órdenes: “Muévanse,” dijo. “Espérense ahí”. Justo antes de que la entrevista comenzara, pone su bolsa al lado y se pone la máscara de esquí. Se sienta en un sillón de plástico.
Hay muchas razones por las que la gente esta desaparecida, dice el asesino. Puede ser por pertenecer a una banda rival, o por dar información a alguien. Si la persona es considerada un riesgo de seguridad por alguna razón, puede ser desaparecida. Algunos son secuestrados para el rescate, aunque dice que él no hace eso.
Cada secuestro comienza con la ubicación del objetivo. El mejor lugar es en una casa, temprano en la mañana, “cuando todo el mundo esta durmiendo.” Pero a veces son secuestrados en áreas públicas. Si el objetivo no esta armado, dos hombres son suficientes para llevar a cabo un “levantón,” como se le conocen a los secuestros de bandas. Si esta armado, requiere más mano de obra.
La víctima es llevada a una casa segura o lo suficientemente lejana en el bosque donde nadie la escuchará durante el siguiente paso” “sacarle información torturándola.”
Él descansa su antebrazos en la silla y mueve sus manos sobre las rodillas mientras habla sobre torturas. Describe tres métodos: golpes, tortura con agua o ahogamientos simulados en los cuales un trapo es amarrado alrededor de la boca y la nariz y se derrama agua encima; y descargas eléctricas en los testículos, lengua y plantas de los pies.
Él no tiene entrenamiento en tortura. Todo lo aprendió practicando, dice. “Conmigo, usted aprende cómo lastimar a la gente, para obtener la información que necesita.” Usualmente sólo toma una noche. “De las personas que tienen la información que usted quiere, un 99% le dará esa información,” dice. Una vez la consigue, los mata. “Usualmente con una pistola.” El problema es que la gente bajo tortura a veces admite cosas que no son ciertas: “Lo hacen esperando que usted deje de hacerles daño. Ellos creen que es una manera de salir de la situación.” Eso le ha pasado tres veces, dice, llevándolo a matar al hombre equivocado.
Los muertos son enterrados en fosas clandestinas, arrojados al mar o quemados. Si la organización quiere enviar un mensaje a otro cartel, el cuerpo torturado de una víctima es arrojado en un área pública. Pero las 30 personas que ha “desaparecido” todas han sido enterradas, dice.
Por el recuento oficial, 26,000 mexicanos han sido reportados desaparecidos por todo el país desde 2007, un poco más de 1,000 de ellos de Guerrero. Pero los oficiales de derechos humanos y la experiencia de las familias del área de Iguala, indican que la mayoría de la gente está muy asustada para reportar secuestros, particularmente en áreas donde se cree que la policía, los oficiales municipales y estatales están operando en conjunto con los carteles. El recuento oficial tiene solo 24 desaparecidos del área de Costa Grande, donde el asesino dice que solo él ha estado involucrado en el asesinato de 30 personas.

Issue Month: 
Thursday, January 7, 2016