La Voz Latina - Su puente a la comunidad Hispana de Georgia y Carolina del sur

Familia de Savannah necesita su ayuda

  • John Newton
  • Un santuario en honor a Sr. García. Foto por John Newton

     ¿Qué es lo peor que puede pasar? Esta es la pregunta que todos nos hacemos cuando navegamos en las a veces turbulentas aguas de la vida.
     Para mucho de nosotros, la atención se centra en las pequeñas molestias de la vida... llantas pinchadas, atascos de tráfico, citas perdidas, problemas personales con la pareja, los compañeros de trabajo o los jefes.
     Pero para algunos miembros de nuestra población inmigrante, lo peor que puede pasar literalmente se convierte en una pregunta de vida o muerte.
     Gabriela Sanchez vive en un parque de remolques en Garden City con sus dos hijos: una hija de 20 años y un hijo de 8 años. Hace tres años, su esposo Hermenegildo García, trabajaba como mecánico de automóviles en un taller de reparación antes de ser arrestado por la policía de Garden City y acusado de una violación de tráfico. Cuando sus huellas dactilares fueron pasadas por una base de datos, el cargo fue actualizado a “reingreso ilegal” y fue inmediatamente deportado a México.
     “Fue muy repentino,” recordó Gabriela. “Estaba aquí trabajando y cuidando de su familia y luego de repente se había ido.”
     Cuando llegó a México, García regresó a su casa en el estado de Oaxaca. Gabriela le envió sus herramientas y reanudó su trabajo como mecánico.
     “Nos mantuvimos en contacto por teléfono,” dijo. “Había sido muy duro. Se perdió el nacimiento de su único nieto.”
     Hace un año y medio, García decidió tratar de reunirse con su familia en Savannah. Esta vez fue capturado por los agentes de la patrulla fronteriza en Texas y pasó cuarenta días en detención.
     “Casi muere allá,” dijo Gabriela. “No le daban su medicina para la diabetes y se puso muy enfermo antes de que lo regresaran a México otra vez.”
     El mes pasado, García decidió intentar una vez más reunirse con su familia y se dirigió a Matamoros, una ciudad en la frontera mexicana ubicada en la orilla sur del Rio Grande al otro lado de Brownsville, Texas.
     “Recibí una llamada de él el 8 de febrero,” dijo Gabriela. “Se estaba alistando para cruzar el río y me dijo que estaba poniendo su teléfono celular dentro de una bolsa de plástico para mantenerlo seco. Esa fue la última vez que nos hablamos.”
     Después de varios días sin tener noticias y de desenfrenados intentos por localizarlo, Gabriela recibió una llamada de la oficina del médico forense de Brownsville, con la noticia de que un cuerpo que coincidía con la descripción de su esposo había sido descubierto flotando río abajo de la ciudad.
     “Tuve que enviar a un amigo hasta Texas para verificar que el cuerpo era de mi esposo,” dijo Gabriela. “Fue identificado en base a su ropa, así que tuve que enfrentar el hecho de que él ya no estaría con su familia de nuevo.”
     Hoy, un pequeño santuario improvisado metido en una esquina de su sala, es todo lo que Gabriela tiene para recordar a Hermenegildo. Velas votivas se queman suavemente sobre una mesa rodeada de recuerdos de los pequeños placeres que disfrutaba cuando vivía- una botella de cerveza Corona y un pan dulce cubierto con azúcar espolvoreado.
     Agravando el dolor de Gabriela esta el hecho de que su hijo mayor, también fue agarrado por la policía de Garden City hace varios años. Cuando las autoridades determinaron que estaba indocumentado, él firmó una orden de deportación voluntaria y fue regresado a México.
     “Soñaba con tener a toda mi familia junta aquí en este lugar,” dijo. “Pero mi hijo esta a punto de casarse con una mujer que conoció en Oaxaca y no quiero que ni siquiera piense en intentar regresar aquí. El viaje simplemente es muy peligroso.”
     Gabriela contrajo una deuda de varios miles de dólares para que las autoridades liberaran el cuerpo de su esposo y lo enviaran de regreso a Oaxaca. Amigos e iglesias locales han establecido una cuenta de banco especial para ayudar con los gastos del entierro. El nombre de la cuenta es Gabriela Sanchez. El número de cuenta es 334014621627.
     Los colaboradores pueden llamar a cualquier sucursal de Bank of America para hacer donaciones a beneficio de la familia.

Issue Month: 
Thursday, March 3, 2016