La Voz Latina - Su puente a la comunidad Hispana de Georgia y Carolina del sur

Nuevo sherif busca hacer apropiada para las familias la Cárcel del Condado de Chatham

  • Sheriff John Wilcher. Foto por John Newton.

     ¿Adivinan cuál agencia del Condado de Chatham acaba de comenzar una nueva política de puertas abiertas? Respuesta – ¡La Cárcel del Condado de Chatham!
     Esto puede sonar como una broma, pero el sherif John Wilcher, que ganó su trabajo en una elección hace tres meses, simplemente estaba haciendo valer una promesa que le había hecho a los votantes.
     El  veterano  de la policía de 40 años  se retiró como administrador de la cárcel hace dos años con el rango de Coronel, y uno de los primeros cambios que hizo como sherif fue ordenar abrir las puertas del pasillo de la cárcel las 24 horas al día, siete días a la semana.
     “Le prometí a los votantes que nunca olvidaría que estaba trabajando para ellos y que ellos eran mis jefes, así que para nosotros, no existe algo así como horas de oficina.” dijo Wilcher. “Cuando un ser querido a sido arrestado, tenemos familiares que vienen a la cárcel a todas horas de la noche. Si deja por fuera del pasillo en la noche a las familias, ¿qué pasa con las madres con niños pequeños que puedan necesitar acceso a un baño o a una máquina de refrigerios? Estamos haciendo esperar a la gente afuera en la acera o haciéndola dormir en sus carros, y el frente de nuestro edificio estaba empezando a verse como un refugio de personas sin hogar. En mi humilde opinión, esa no es manera de operar.”
     Hablando de humildad, el sherif Wilcher apunta hacia una placa que su esposa le dio hace varios años- sus palabras son un recordatorio de cómo espera manejar su cárcel: “Sea siempre amable y mantenga la humildad.”
     El sherif Wilcher ganó su cargo en una elección especial después de la muerte del anterior sherif, Al St. Lawrence, y se enfrentará al ex administrador de la cárcel, MacArthur Holmes, en la elección general de noviembre.
     De las cinco personas postuladas para el cargo después de la muerte del sherif Al St. Lawrence, Wilcher fue el único candidato en contactar a las comunidades hispanas del Condado de Chatham, y fue un fiel asistente al desayuno mensual patrocinado por la Cámara de Comercio Hispana, así como a los eventos de la comunidad hispana y de la iglesia.
     “Tenemos personas de 39 países diferentes viviendo hoy en el Condado de Chatham y mi meta siempre ha sido ver que todos ellos sean tratados con igualdad y justicia cuando tengan una interacción con la cárcel del Condado de Chatham,” dijo Wilcher. “Tratamos de hacerlo lo más fácil posible que los familiares estén en contacto con un recluso mientras está encerrado en nuestra cárcel. Si vienen para una visita personal, requerimos una identificación, pero no tiene que ser una licencia de conducir puesto que no todo el mundo la tiene disponible.”
     Wilcher dice que trabaja duro para ser fiel administrador del dinero de los contribuyentes, y administrar una cárcel puede ser una operación muy costosa. Esa una razón por la que Wilcher libera a algunos ofensores de delitos menores no violentos poco después de ser arrestados.
     “Nos cuesta $70 al día alimentar, vestir y albergar a un preso,” dijo. “Multiplique eso por un promedio de 1700 presos y los costos de operación diarios suman muy rápido. Tenemos un proceso muy minucioso para identificar a las personas que arrestamos. Una vez que estamos satisfechos de que son lo que dicen que son, si han sido fichados por un cargo menor, los mantenemos por cuatro horas y les damos una citación para aparecer en la corte. Si se trata de una persona sin hogar o un pasajero, a veces es mucho más barato comprarles un boleto de bus hacia su ciudad de origen que encerrarlos aquí por 90 días a $70 al día.”
     Wilcher entiende los retos especiales que presenta la barrera del idioma para las familias de los presos que hablan poco o nada de inglés.
     “Nuestro objetivo es asegurarnos de que todos los presos sean tratados igual, independientemente de si hablan inglés o cualquier otro idioma,” dijo. “Actualmente tenemos 17 personales diferentes que son bilingües y tratamos de asegurarnos de que estén repartidos en diferentes turnos para que alguien esté siempre en servicio y  pueda ayudar a nuestro personal con las traducciones.”
     Otra innovación apropiada para las familias, que va a encontrar hoy en la cárcel del Condado de Chatham es el sistema de video-visitas que comenzó a funcionar el mes pasado.
     “Por sólo $8, le dispondremos una teleconferencia de 20 minutos entre un recluso y un familiar,” dijo Wilcher. “Este acceso esta disponible desde una computadora en casa, un portátil, una tableta o un teléfono inteligente. Todo el grupo de visita necesita una conexión a internet, un sistema que tenga Microsoft Windows 8.1 o mayor o Android 4.0.3 o mayor y una cámara web o una cámara frontal y el auricular. La visita por video es monitoreada por el personal. Conducta inapropiada, incluyendo desnudos, lenguaje soez y actividad ilegal/criminal no será tolerada y la visita se cerrará si se observa esto. Se aplican las mismas reglas que para una visita en el lugar.”
     Wilcher dijo que un preso típico normalmente no pasará más de unos cuantos meses en la cárcel, pero en algunos casos legales complicados, puede pasar hasta tres años. En esos casos, su objetivo se convierte no solo en encarcelamiento sino también en rehabilitación.
     “Hemos desarrollado 12 programas diferentes para beneficiar a los internos que permanecen aquí por periodos extendidos de tiempo,” dijo Wilcher. “Junto a programas educativos como conocimientos prácticos de computación y estudios de GED, tenemos otros dos programas que son tan populares, que hay una lista de espera para participar en ellos. “Operación Nueva Esperanza” es una asociación entre la Oficina del Sherif del Condado de Chatham y la Sociedad Protectora de Animales de Savannah para darle a los perros no adoptables en nuestra comunidad una segunda oportunidad y ayudarlos a rehabilitar a los internos en la cárcel del Condado de Chatham. Los perros de la Sociedad Protectora de Animales viven en la celda con un interno y aprenden habilidades de obediencia antes de ser adoptados por familias afuera.”
     El otro programa ofrece a los internos la oportunidad de vivir en una sección especial de la cárcel que promueve un ambiente cristiano sin denominación,” dijo Wilcher.
     Más de 40 años en el sistema carcelario le han enseñado al sherif John Wilcher unas cuantas cosas sobre la conducta humana.
     “En mi experiencia, tratamos con tres tipos de personas,” dijo. “Primero, tenemos personas cuya culpabilidad o inocencia todavía esta por ser determinada en un tribunal de justicia; segundo, tenemos personas que han cometido un error, que han sido condenadas por cometer un crimen y están pagando pagando por ello; y tercero, tenemos a personas que, francamente, no valen la bala que se necesitaría para dispararles.”
     Pero Wilcher insiste en que cada interno, independientemente de la categoría en la que pueda ponerlos, sea tratado justa y equitativamente, según la norma de la ley.
     “Tuvimos una situación esta primavera donde tuve que despedir a una carcelera, una veterana de 17 años que tenía un buen récord de servicio,” dijo Wilcher. “Perdió sus estribos después de que un interno se puso revoltoso y la escupió en su cara mientras era restringido. Ella le roció aerosol de pimienta en la cara y eso fue un ataque. Fue un acto ilegal y no voy a tolerar ninguna conducta ilegal de nuestros oficiales. Tenemos 685 cámaras en esta instalación, en cada rincón, excepto en los baños. Están allí para proteger a nuestro personal pero también para hacernos responsables por nuestras acciones.”

Issue Month: 
Friday, July 8, 2016