La Voz Latina - Su puente a la comunidad Hispana de Georgia y Carolina del sur

Hambre de liberación personal

El interés era alto cuando la Ciudad de Savannah organizó una reunión Food-Truck Rollout el miércoles 14 de septiembre, 2016 en el Civic Center de Savannah. Susan Broker, la directora de permisos de Leisure Services Bureau de Savannah, moderó este evento.
Una multitud de pie expresó profundas preocupaciones en mucha áreas, incluyendo la legalidad de una empresa de otro país que trae camiones de comida a Savannah y el uso de una cocina comercial independiente para apoyar y abastecer una operación de camiones de comida.
Mirando alrededor de la sala, era obvio que este tema había generado mucha pasión. A mi derecha, vi esperanza. A mi izquierda, vi duda. Miré atrás mío y vi cuidadosamente el escrutinio de cada palabra. Los asistentes le hicieron al panel preguntas de sondeo. Algunas de las cuales sacaron a la luz los efectos significativos de las políticas del gobierno de la ciudad. Los miembros del panel contestaron dentro de los límites de sus posibilidades. Aunque la mayoría de las respuestas parecían útiles, otras llevaron a más incertidumbre- todas dando paso a la conclusión obvia de que una política clara y bien definida era crucial para el éxito de esta empresa.
Desde doblar el metal, poner remaches y construir aviones con la precisión y la habilidad requerida para mantener a los pasajeros y las tripulaciones a salvo... hasta poseer y operar un camión de comida. En este caso, , el “...” simboliza muchos años de decisiones importantes hechas por Chaz Ortiz, el dueño de Chazito's Latin Cuisine Restaurant en Pooler así como dos camiones de comida. Ortiz describeinfluencias culinarias y su transición de la fabricación de aviones al negocio de los camiones de comida.
Chaz esta trabajando con pasión para su pasión de hacer dinero de su pasión. “Este es mi paso hacia mi sueño,” dijo. “Por eso es que tuve que dejar mi trabajo en la fabricación de aviones.”
Tiene inversiones financieras, físicas, espirituales y emocionales en sus camiones de comida. La mayor parte de ellos tuvieron lugar en su camino, donde Ortiz y su familia modificaron dos de sus camiones de comida. Cada paso en la construcción de camiones se volvió en un paso atrás en el tiempo a Lancaster County, Pennsylvania, donde Ortiz creció.
“Mi experiencia no era lo que alguno pueden llamar la “típica” experiencia americana,” dijo. “Intenté muchas comidas diferentes en ese barrio, viniendo de diferentes cocinas tradicionales- filipina, japonesa y coreana. Luego hubo como, un pequeño Harlem hispano- dominicano, colombiano, venezolano. Yo estaba en la escuela intermedia antes de estar en lo que algunos pueden ver como el típico salón americano.”
“Siempre estuve en la cocina de mi abuela puertorriqueña, siempre preguntando lo que ocurría,” dijo. “Comimos arroz todos los días. Hicimos 20 - 30 de diferentes formas. No podían sacarme de la cocina, siempre haciendo preguntas. Mi abuela siempre preparaba mucha comida que tomaba mucho tiempo prepararla.”
Chaz se mudó a Savannah cuando tenía 17 años. “En la secundaria, me mudé a Savannah para estar más cerca de mi papá,” dijo. “Realmente no lo conocía en ese momento, aunque la gente siempre me decía que yo era como él y que yo compartía su amor por la cocina.”
En Savannah, Chaz trabajó en hoteles, restaurantes, finalmente aterrizando en la industria de la fabricación de aviones. Hace casi 5 años, él puso un puesto en el Festival Latino anual de Savannah en River Street. “Mis amigos me animaron gracias a las grandes fiestas que ofrecía donde yo preparaba comida.”

Pooler, GA 23 de octubre, 2016, 7:00 A.M., la mañana del Savannah Food Truck Festival:
Chaz y su equipo se habían estado preparando toda la noche. Hay un poco de discusión. Cada uno sabe su parte. Sin embargo, Chaz es claramente en centro de la comunicación. “Tu eres tan bueno como tu equipo y yo tenía uno bueno,” dijo.
Sobre el Huracán Matthew, comenta, “El festival original (programado para el 9 de octubre), no me hizo retroceder en lo absoluto... no me quedé sin luz aquí,” dijo Chaz. “Yo y un par de camiones suministramos comida. Fuimos a Chatham Parkway, 204, y al centro a servir comidas calientes frescas. Todo le mundo tuvo 20-25% de descuento en su comida.”
Una gran cantidad de pre-posicionamiento y la planificación hacen más fácil la carga del camión. Una cantidad predeterminada de toallas de Clorox, paños de limpieza y guardadores de servilletas van a cada camión, uno rojo y uno azul. “Filas, filas y más filas. Espero que cada camión tenga un día de registro,” comento Chaz.
Todo cargado, el papá de Chaz saca el camión de comida azul (Chazi-dos 2) del estacionamiento, con rumbo a Daffin Park. Se despide y grita, “Nos vemos en el festival.”
Un par de otros miembros del equipo se reunieron con los camiones en el parque. Los camiones de Chazitos estuvieron entre los primeros en llegar y todo el mundo sabía su parte. El papá de Chaz asumió el papel de líder en el camión Chazi-dos 2. A las 10:45 A.M., la multitud comenzó a llegar, escogiendo dónde querían comer. Un bonito día fresco y la música motivaron al equipo. A la 1:00 P.M., allá están, como Chad lo había esperado, filas, filas y meas filas. Me fui del evento alrededor de las 3:30 P.M. Chazitos seguía con la energía alta, sirviendo a un flujo constante de clientes.

Un propietario de un restaurante trae el auténtico paisa a Savannah:

Rafael Reilvitz De León esta pasando por el proceso de de conseguir la autorización para poner a funcionar un camión de comida en Savanna. Actualmente, maneja un camión, Spanish Foods, en Ft. Steward en Hinesville. También es dueño de Antojo Latino, un restaurante especializado en comida colombiana, cerca a Oglethorpe Mall.
Rafael es de Cali (Santiago de Cali), la tercera ciudad más grande de Colombia. Tenía una casa de empeños allá peor la cerró. “Tengo un papel (un grado universitario) como Estudiante de Administración, en la pared por mis padres, pero quería algo diferente,” dijo. Una conversación con su hermana lo trajo a los estados Unidos a reunirse con ella.
Dejó a Colombia para irse a Miami en 2000. “En Miami, todo esta abierto siempre,” dijo Rafael. “Te gastas tu dinero todo el tiempo así que nunca tuve dinero. Siempre tienes algo que hacer.” Rafael buscó una ciudad meas pequeña, algún lugar donde pudiera vivir y restablecerse.
Luego manejó hasta Savannah, paró en un lavadero de carros de propiedad local y encontró su primer trabajo. Poco después, tenía dos trabajos. Cuando terminaba el primer turno en el lavadero de carros, alrededor de las 6:00 P.M., manejaba por Abercorn Street donde trabajaba en una franquicia de carnes a la parrilla.
Luego Rafael trabajó en una fábrica de yates. Luego comenzó su propia compañía de pintura y una compañía de limpieza. “La idea de un restaurante vino cuando estaba trabajando en la compañía de limpieza,” dijo. “Nunca antes había pensado en un restaurante.” Su esposa tenía 20 años de experiencia como chef y trabajaba en Ford Plantation en Richmond Hill. “Pensé ¿por qué no?”, así que ahorree mi dinero para hacer este restaurante.” Abrió Antojo Latino en 2013.
“En Miami, hay muchos camiones de comida,” dijo Rafael. “La gente siempre esta corriendo,” “Quiero esto. Quiero aquello.” Un socio en Hinesville llamó y decidió abrir un camión de comida en (la base militar) en Ft. Stewart. Es muy difícil y necesita mucho dinero de sus ventas. La ciudad es meas complicada pero estamos haciendo eso ahora.”
Rafael miró a Emmanuel Rivera, su chef principal. “Tenemos un menú diferente en el camión que en el restaurante,” dijo. “Necesitamos algo bueno y rápido. Es para que todos disfrutemos, pero queremos que haya muy poca diferencia en lo que alguien de Colombia espera que sepa. Mi paisa- Tengo visitantes colombianos que vienen de Nueva York, Mami, New Jersey... dicen que este paisa es el mejor.”

Comenzando:
Emily Miller, Especialista en Banca de Negocios de Wells Fargo, ve el interés ampliado de la industria de los camiones de comidas, “No es simplemente un camión de comida. Es un pequeño negocio. En Wells Fargo, queremos hacer nuestra parte para ayudarlos a crecer y prosperar ofreciendo recursos a través de nuestra plataforma Wells Fargo Works for Small Business®.” Cuando los propietarios de negocios visitan wellsfargoworks.com, pueden tener acceso gratis a herramientas y recursos – incluyendo el Centro de Plan de Negocios y el nuevo Centro de Crédito de Negocios – para ayudarlos a comenzar, mantener y crecer sus negocios.
“Para los propietarios de camiones, el perfil personal de crédito es importante porque el perfil de crédito empresarial puede estar vinculado a ello.” Señaló Emily que entender el negocio y el mercadeo de los camiones de comida también es importante. Wells Fargo Works ofrece información útil, como vídeos sobre el manejo de flujos de fondo con la mezcla correcta de opciones de crédito y Trabajo con la familia. “Algunos de los interesados en el negocio de los camiones de comida van a otras ciudades a educarse y entender qué hacer. Wells Fargo también ofrece seminarios generales de negocios.”
Agregando al punto de Emily, el Savannah Food Truck Festival es una muestra de pequeños negocios. Para Chaz, Rafael y muchos otros, sus camiones de comida también representan el trabajo duro de traer la ingeniosa pasión a un medio para hacer dinero de un negocio. Cocinar desde las primeras hora de la mañana, trabajar todo el día, sus fortunas en riesgo por la competencia y las políticas del gobierno – todo el precio de la recompensa – una búsqueda de liberación personal de las ataduras. Eso hace del Savannah Food Truck Festival una compilación viva de la vida, la libertad y la búsqueda de felicidad, el Sueño Americano en exposición completa.
Piénselo la próxima vez que vea un camión de comida rodante pasando.

Issue Month: 
Thursday, December 1, 2016