La Voz Latina - Su puente a la comunidad Hispana de Georgia y Carolina del sur

El Valor Oculto de los Deportes

  • Agustin Martinez.

No hay nada como pasar un viernes en la noche viendo los juegos de fútbol de la escuela secundaria. La gente que sale a animar al equipo le dirá mucho sobre el carácter de la comunidad. Realmente es un gran evento y vale la pena asistir.
Con mucha frecuencia escucho comentarios sobre los deportes, que realmente terminan en decepción. La mayoría de estos comentarios vienen de los padres de los adolescentes con los que estoy trabajando o de alguien a quien conocí en un programa ordenado por la corte. Sus comentarios me hacen entender que, no solo los padres no comprenden el valor de los deportes, sino que a sus hijos se les niega una de las experiencias de aprendizaje más valiosas como lo es participar en un deporte.
Primero que todo- la vida no se trata de lo que nos gusta. Muy pocas personas vamos a trabajar porque nos gusta. La mayoría salimos por un sentido de responsabilidad. Cuando maduramos, la vida se vuelve más ocupada y ocupada. Si algo, la vida se vuelve una búsqueda del balance. Pronto después de que entramos a la fuerza laboral nos encontramos balanceando la profesión, el hogar, las tareas, los deberes cívicos, la familia y a nosotros mismos. Si algo, estamos en una lucha por ser responsables mientras simultáneamente luchamos por no perdernos.
Segundo- permanecer ocupados es algo bueno, pero lo más importante es estar ocupados haciendo cosas. Podemos llenar nuestro día y estar ocupados con actividades muy egoístas, ninguna que nos convierta en ciudadanos productivos. Jugar horas interminables de video juegos, dar vueltas con los amigos o enviar textos hasta la madrugada no nos ayudará en el mundo laboral de la edad adulta. Aunque socializar es bueno, también debe mantenerse bajo control.
El trabajo de ser padre es criar a nuestros hijos para que sean ciudadanos productivos. Entonces, ¿qué tiene que ver todo esto con los deportes?
Aquí hay un poco de fondo: mi esposa y yo criamos a cuatro hijos. Entre los cuatro jugaron 14 deportes diferentes. La mayoría de sus amigos también eran altamente atléticos. Los deportes les enseñaron muchas cualidades intangibles que han incorporado a la fuerza laboral. Este es el tipo de cualidades de la formación de carácter y las características que definen a los líderes.
Desde el comienzo, entendimos que el deporte está en el único lugar en el mundo donde los resultados del trabajo duro se ven inmediatamente. Sin embargo, hubo muchas otras características que nuestros hijos aprendieron, como: la ética de trabajo, las habilidades de liderazgo, la responsabilidad, la importancia de seguir las reglas, la organización, la comunicación, la resolución, el manejo del tiempo, el desinterés y el llevarse bien con la gente que era muy diferente a ellos.
Cuando mis hijos estaban creciendo y estábamos ocupados corriendo a la práctica o a un juego que teníamos otros adultos, la mayoría padres, se burlaron de nosotros y nos preguntaron si nuestros hijos jugarían o no profesionalmente.
Ese nunca fue el objetivo.
El objetivo siempre fue moldearlos en ciudadanos productivos. Ser padre es un trabajo difícil – uno que requiere un plan. Incluimos deportes porque vinimos a entender las muchas valiosas cualidades que persistirían en nuestros hijos.
¿Quiere ser un buen padre? Incluya deportes o alguna otra actividad donde su hijo pueda interactuar con otros niños en busca de un objetivo común.

 

Issue Month: 
Wednesday, September 6, 2017