La Voz Latina - Su puente a la comunidad Hispana de Georgia y Carolina del sur

Para los beneficiarios de DACA, lo único seguro es la incertidumbre

  • DACA recipientes, Karen Caudillo, 21, and Jairo Reyes, 25, asisten a una conferencia de prensa en Washington. (AP Photo/Jose Luis Magana, File)
  • Estudiante de Texas, Karina Fraga, una DACA recipiente, cierra los ojos en la oración. (Chelsea Purgahn/Tyler Morning Telegraph via AP, File)

San Francisco – Luis Quiroz estaba en un autobús yendo a la escuela cuando escuchó por primera vez la noticia. El beneficiario de DACA de 27 años sabía que la administración Trump estaba planeando terminar el programa de Acción Diferida Para los Llegados en la Infancia (DACA), pero no estaba preparado para el estrés emocional.
“Me sorprendí cuando las lágrimas comenzaron a salir de mis ojos en el autobús, y la gente me miraba como un bicho raro,” dijo Quiroz, quien habló a los reporteros en una conferencia de prensa nacional organizada por New America Media y Ready California.
DACA, lanzado por el presidente Barack Obama en 2012, ha protegido a casi 800,000 jóvenes indocumentados inmigrantes de la amenaza de deportación, mientras que también les otorga acceso a permisos de trabajo. Para Quiroz, esto significa poder pagar la universidad. Ahora trabaja en una oficina de un optómetra y va a San Francisco State University.
Con la finalización de DACA el 6 de septiembre, ningún nuevo solicitante será aceptado al programa, mientras que aquellos que ya tienen DACA entran en dos categorías.
Los beneficiarios de DACA cuyo estatus vence en los siguientes seis meses, para el 5 de marzo, 2018, pueden solicitar una renovación, pero lo deben hacer para la fecha límite del 5 de octubre. Después de eso, ninguna renovación será aceptada. Los beneficiarios de DACA cuyo estatus vence el 5 de marzo no pueden renovarlo en absoluto.
El estatus de DACA de Quiroz vence dentro de casi un año, así que entra dentro del grupo que no puede renovarlo. Hasta que su permiso de trabajo expire, estará protegido de deportación y podrá trabajar legalmente.
Después de eso, regresará a la incertidumbre que definió su vida antes de DACA.
Separando Familias
Quiroz nació en el estado mexicano de Guerrero. Sus padres lo trajeron a San Diego cuando tan solo tenía seis meses de edad. Al igual que muchos beneficiarios de DACA, creció en los Estados Unidos y es el único país que conoce.
Pero también creció con un temor familiar, de que su familia sería separada. “Viviendo en San Diego, temía constantemente por mis padres,” dijo.
Cuando tenía 15 años, supo que su hermano mayor había sido detenido y deportado. Dos años después, su mamá llamó para decirle que su papá había sido deportado. Aún así, sus padres le recomendaron que permaneciera en los Estados Unidos, donde tenía oportunidades que no estaban disponibles en México, y donde no era tan peligroso.
En marzo de ese año, el hermano de Quiroz fue asesinado en México, donde manejaba un negocio de turismo. “Fue asaltado y le dispararon al frente de su hija de cuatro años,” dijo Quiroz.
Quiroz no podrá visitar la tumba de su hermano o conocer a su sobrina. El final de DACA significa que ya no podrá salir del país bajo libertad condicional anticipada, la cual le había permitido a los beneficiarios de DACA salir del país temporalmente en ciertos casos.
Incertidumbre Inminente
Mientras mira hacia adelante, Quiroz dijo que ve una “inminente nube” de incertidumbre.
Una de las preguntas más grandes es con el Congreso. Los defensores de los derechos de los inmigrantes están presionando para que el Congreso pase el DREAm Act, que proporcionaría a los jóvenes inmigrantes que se han graduado de la escuela secundaria, estén cursando estudios superiores o sirviendo en las fuerzas militares, un camino a la ciudadanía. Otro proyecto de ley, Bridge Act, proporcionaría autorización de empleo y protección de deportación para los individuos que actualmente tienen y son elegibles para DACA. Pero si el Congreso aprobaría en los próximos seis meses una legislación que no ha podido pasar por años, sigue por verse.
Mientras tanto, varios desafíos legales fueron anunciados el mes pasado. Un beneficiario de DACA de New York, Martin Batalla Vidal, presentó una demanda en la corte federal el 5 de septiembre, representado por Make the Road New York, National Immigration Law Center y Worker and Immigrant Rights Advocacy Clinic en Yale Law School. Otra demanda fue presentada por una coalición de 16 fiscales generales el 6 de septiembre. La Ex Secretaria de Seguridad Nacional y actual Presidenta de la Universidad de California, Janet Napolitano anunció el 8 de septiembre que ella también esta instando a la administración Trump a salvar DACA.
Quiroz no sabe qué sucederá en el Congreso o en las cortes. Por ahora, está buscando apoyo a través de las redes de otros beneficiarios de DACA.
Ahora esta comenzando su propio negocio, para tener algo de trabajo antes de perder su permiso de trabajo. Quiroz se gradúa en nueve meses y tendrá su permiso de trabajo unos cuantos meses después de ello. Luego, dice, no esta seguro de lo qué le depara el futuro. “En este punto, no estoy seguro de cómo se verá mi futuro,” dijo. “Todo lo que queremos es ser aceptados por el país al que llamamos hogar.”

 

Issue Month: 
Wednesday, October 18, 2017