La Voz Latina - Su puente a la comunidad Hispana de Georgia y Carolina del sur

Oficial latino se enfrenta a la violencia contra la policía

  • Jackson y Jose Ramirez. Foto por John Newton.
  • Graffiti de pandillas en Savannah. (Savannahnow.com)

Cuando el congresista de los Estados Unidos Buddy Carter sostuvo una reunión con la alcaldía a principios de este otoño, envió preguntas de los residentes locales sobre una variedad de temas.
Un asistente, el teniente Jose Ramirez, un residente de Rincon y Comandante de Operaciones del Departamento de Policía de Rincon estuvo allí no solo para brindar seguridad para el evento sino también como constituyente, y durante la sesión de preguntas y respuestas de la reunión, expresó preocupaciones por las leyes federales y estatales diseñadas para proteger la seguridad de los oficiales que implementan la ley.
“En el transcurso de mi carrera de 17 años en la implementación de la ley, he sido asaltado varias veces por sospechosos criminales resistiéndose al arresto,” dijo Ramirez. “Y he tenido seis cirugías mayores en mi hombro para reparar las lesiones sufridas como resultado. Siento muy fuertemente que nuestras leyes no hacen un buen trabajo protegiendo a los oficiales de policía, y que nuestras normas de sentencia actuales son muy indulgentes y con poco o ningún efecto disuasivo. Muchas personas arrestadas y acusadas de obstrucción y/o asaltos agravados, piensan que es una gran broma.”
El congresista Carter admitió que la seguridad de los oficiales es un problema mayor en todo Estados Unidos debido al actual disturbio social y político, y prometió mirar las preocupaciones de Ramirez.
Durante la sesión legislativa de 2017, los legisladores de Georgia pasaron la SB 160, también conocida como “Back the Badge Act of 2017”. Esta ley aumenta las penalizaciones mínimas obligatorias de prisión por asalto o agresión contra los oficiales de seguridad pública y por ofensas repetidas de oponerse u obstruir a los oficiales. También impone nuevas multas, que financian pagos a las familias de los oficiales que mueren en el cumplimiento de su deber, y crea una nueva etiqueta de licencia negra y azul para honrar a la comunidad que implementa la ley.
El oficial Ramirez, de 40 años, es bilingüe y tiene varios familiares cercanos que viven en Puerto Rico. Comenzó su carrera con el Departamento de Policía Metropolitana de Savannah Chatham (SCMPD) en 2000 y ganó varios premios y elogios durante sus 5 años y medio de posición allí. Después de obtener el rango de detective, Ramirez fue asignado a la unidad de bandas criminales del departamento, donde trabajó para exponer la actividad de bandas en toda la ciudad. Luego se unió a la Asociación de Investigadores de Bandas de Georgia / Georgia Gang Investigators Association (GGIA) que fue formada para combatir un aumento de la violencia de las bandas por todo el estado.
En aquél momento, teníamos un verdadero problema con los adolescentes formando estas bandas en los barrios, pero incluso teníamos un problema político más grande,” dijo Ramirez. “Los líderes comunitarios reconocían la actividad de las bandas en sus barrios, pero algunos líderes políticos trataban de reprimirla y minimizarla porque estaban preocupados por las repercusiones contra la industria del turismo en la ciudad. Su excusa era que debido a que estos chicos locales no compartían afiliaciones nacionales, no eran “verdaderas” bandas. Pero la verdad era – que estábamos tratando con las mismas conductas y mentalidad criminal, independientemente de cómo se llamaban.”
En 2007, el teniente Ramirez se unió al Departamento de Policía de Rincon, ascendiendo por los rangos hasta su posición actual y continuó su trabajo con GGIA, donde ahora sirve como vicepresidente.
“Nuestra situación en Effingham no es como en las ciudades más grandes, pero estamos lo suficientemente cerca a Savannah y al Sistema de la Autopista Interestatal, que nuestra fuerza entra en contacto con los miembros de las bandas de vez en cuando,” dijo. “Por mi entrenamiento, he podido compartir ideas con otros miembros de nuestra fuerza de 22 personas aquí en Rincon.”
Ramirez es miembro de Rincon First Baptist Church. Trabajando con el teniente Dan Flood del SCMPD, formó C.O.P.S. (Christian Officers Protecting & Serving / Oficiales Cristianos Protegiendo y Sirviendo), un grupo de oficiales de policía cristianos que se reúnen en la iglesia dos veces al mes para proporcionar apoyo, estímulo y responsabilidad por medio del estudio bíblico para las personas de cualquier denominación.
“Mi fe es muy importante para mí,” dijo Ramirez. “Ser un oficial de policía nunca ha sido un trabajo fácil, pero en el mundo de hoy, con algunas personas poniendo literalmente un blanco en nuestras espaldas, puede ser muy difícil para la familia de un oficial. Mi fe en Dios me mantiene fuerte.”
Ramirez y su amor de la secundaria, Carrie, han estado casados durante 19 años y tienen dos niños, Jackson de 18 años y Tristan de 15 años. Jackson, recientemente graduado de la secundaria, esta considerando seguir los pasos de su padre y convertirse en un oficial de policía.
“Estoy muy feliz de ver a Jackson convertirse en un oficial de policía,” dijo Ramirez. “Enseño a los nuevos reclutas de la Academia de Policía Regional en Savannah, y lo primero que le pregunto a los estudiantes nuevos es: '¿Por qué se quieren convertir en un oficial de policía?' Si es una razón diferente al deseo de ayudar a la gente y hacer una diferencia en sus vidas, les digo que tal vez están por la razón equivocada.”
Para Jose Ramirez, el servicio nunca para cuando se quita el uniforme. Está profundamente comprometido con su comunidad y ha estado involucrado en un número de proyectos diseñados para apoyar a los necesitados. Cuando su amigo cercano y compañero de trabajo, el cabo Dennis Badger estaba luchando contra un cáncer de colon en etapa cuatro, Ramirez organizó una carrera en motocicleta que recaudó $16,000 para ayudar a la familia con el aumento de los gastos médicos. También ha estado involucrado en recolectar fondos y suministros para las víctimas de los tornados a través de Georgia y Alabama.
“Así como en cualquier otra profesión, usted puede encontrar en la policía a personas que no deberían estar allí,” dijo Ramirez. “Pero estoy muy orgulloso de las personas con las que sirvo y todo los días ponemos nuestras vidas en juego para mantener seguro a todo el mundo en nuestra comunidad.”

Issue Month: 
Tuesday, October 31, 2017