La Voz Latina - Su puente a la comunidad Hispana de Georgia y Carolina del sur

Ayude a los soñadores de DACA a cumplir sus sueños

  • El Obispo Hartmayer y el joven después del servicio de Pascua en la Iglesia Católica de Nuestra Señora de Lourdes en Port Wentworth, GA. Foto por Rosie Bullock.

Desde el anuncio en septiembre de este año de que el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) estaba por terminar, mi esperanza ha sido que el Congreso actúe rápida y efectivamente para proporcionar una solución sensible que sea beneficiosa para los jóvenes y jovencitas que ahora tienen la protección de DACA.
Estos individuos ya han sido examinados por el Departamento de Seguridad Nacional como hombres y mujeres de buen carácter moral, y no tienen historia criminal. Estos 800,000 jóvenes fueron traídos por sus padres a los Estados Unidos sin autorización cuando eran niños, y Estados Unidos es el único país que conocen. Desafortunadamente, han pasado tres de los seis meses antes que DACA termine, y el Congreso no ha tomado acción. El programa esta programado para terminar el 5 de Marzo, 2018, a menos que el Congreso actúe para hacer permanente la protección de DACA o pase una reforma de inmigración comprensiva.
Bajo Adhesiones Militares Vitales para el Programa Nacional de Reclutamiento de Intereses, actualmente hay 900 beneficiarios DACA sirviendo en nuestras fuerzas militares. Después del 5 de marzo, ya no podrán servir honorablemente a su país. Desde el comienzo de DACA en 2012, Teach for America, una organización sin fines de lucro que contrata a jóvenes para enseñar en las escuelas comunitarias de bajos ingresos, ha empleado a casi 200 beneficiarios de DACA que han impactado a más de 10,000 estudiantes.
Cuando visito las muchas parroquias de nuestra diócesis, conozco a incontables hombres y mujeres leales y trabajadores de todos los orígenes, razas y etnicidad. Como pastor, los reúno a todos en una manada. Muchos beneficiarios de DACA pertenecen a la manada confiada en mí, y estoy preocupado por ellos.
Las leyes de inmigración han cambiado sustancialmente desde la época en que la mayoría de nuestros ancestros llegaron a nuestro país, haciendo indispensable no comparar la época pasada cuando las puertas de nuestro país estaban abiertas, con el momento actual cuando las vías para inmigrar son extremadamente limitadas y restringidas.
Nuestra Diócesis Católica de Savannah y nuestro país necesita estos jóvenes y jovencitas optimistas y trabajadores. Ellos ya han demostrado honestamente, trabajo duro, cooperación cívica y disposición para ser parte de nuestra sociedad estadounidense. La Iglesia Católica en los Estados Unidos siempre ha recibido a los recién llegados a nuestro medio, y ha trabajado para proporcionar a los inmigrantes el apoyo pastoral y material que necesitan. Hoy, los beneficiarios de DACA necesitan nuestras oraciones y apoyo. Estos hombres y mujeres y sus familias, rinden culto con nosotros en nuestras parroquias, estudian en nuestras escuelas y trabajan en varias industrias vitales del Sur de Georgia.
Este es un momento urgente en esta época. Es hora de contactar a nuestros oficiales electos e impulsarlos a tomar acción preferiblemente antes de Navidad. Tómese un momento para escribir, llamar o enviar un correo electrónico a los oficiales electos para expresar su apoyo a la legislación pendiente que va a resolver el estatus de estos jóvenes y jovencitas protegidos por DACA. Yo ya lo hice.
Será en su mejor interés que el Congreso responda de una manera que no interrumpa la educación, el empleo y los sueños de estos jóvenes que añoran una política de inmigración razonable y efectiva.
El Reverendo Gregory J. Hartmayer, OFM Conv., es el Obispo de la Diócesis Católica de Savannah

Issue Month: 
Thursday, January 4, 2018