La Voz Latina - Su puente a la comunidad Hispana de Georgia y Carolina del sur

Los Soñadores quieren ayudar a Estados Unidos a prosperar

  • Emmanuel Diaz. Foto de Facebook.

Cuando fue creada la iniciativa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) en 2012, dándole a los inmigrantes indocumentados traídos al país cuando niños un aplazamiento de la deportación y permitiéndonos trabajar legalmente, asistir a la escuela o unirnos al ejército por primera vez, a casi 800,000 jóvenes Soñadores -incluido yo- finalmente se les dio una oportunidad de respirar con alivio.
Pero desde el 5 de septiembre de 2017, cuando la actual administración anunció que el programa estaba siendo anulado, ese sentimiento de esperanza ha sido más difícil de reunir. Con la finalización del programa, fijada para el 5 de marzo de 2018, acercándose, no solo nuestras vidas están en peligro. El futuro de las familias, los negocios, los empleados y las comunidades que cuentan con nosotros y se benefician de nuestras contribuciones, también estará en juego.
Los Soñadores son llamados Soñadores por una razón. Para calificar para el programa, uno debe haber terminado y/o asistido a la escuela o haber servido en nuestro ejército, haber pasado rigurosas verificaciones de antecedentes y haber reunido un número de criterios estrictos de elegibilidad. Entonces, claramente somos un grupo de personas que se está esforzando por hacer más.
Vine de México a los Estados Unidos cuando tenía dos años. Desde que me gradué tercero en mi clase de secundaria en 2014, he estado trabajado en dos trabajos de tiempo completo para estar en la universidad en Armstrong State University, donde actualmente tengo una especialización en economía empresarial. Investigaciones de New American Economy encontraron que los inmigrantes tienen más del doble de probabilidades de comenzar un nuevo negocio que los ciudadanos nacidos en Estados Unidos, y yo aspiro a contarme entre los 38,000 beneficiarios de DACA que son trabajadores por cuenta propia, al comenzar algún día mi propia compañía. Y esa es una muy buena noticia para la economía, dado que los empresarios elegibles para DACA contribuyeron con un ingreso comercial total de casi $659 millones en 2015, proporcionando un impulso significativo para la economía de nuestra nación.
A través del país, otros Soñadores también están tomando su lugar en nuestra sociedad. Aquellos que no están comenzando sus propias compañías, están involucrados en todas las industrias, desde STEM hasta la cuidado médico, las cuales enfrentan una escasez de trabajadores y necesitan inmigrantes para ayudar a llenar los trabajos en donde no hay suficientes estadounidenses para hacerlos. En Georgia, casi el 92% de la población de Soñadores esta empleada. Y estos trabajos nos permiten pagar casi $76 millones en impuestos federales y estatales, y tener más de $455 millones en poder adquisitivo. Nacionalmente, los beneficiarios de DACA ganan casi $20 mil millones en ingresos anuales y contribuyen aproximadamente $3 mil millones en impuestos cada año.
Al igual que muchos Soñadores, también quiero que sea un hábito donar mi tiempo y mis servicios a mi comunidad cuando pueda. De hecho, muchos beneficiarios de DACA que conozco, dedican tiempo a involucrarse en sus comunidades por voluntariado. Lo hacemos porque amamos nuestro hogar – Estados Unidos – y queremos verlo prosperar. La mayoría de nosotros ni siquiera recuerda cómo son nuestros países de nacimiento; Estados Unidos es el único país que conocemos para llamar hogar.
Cada Soñador que he tenido el placer de conocer, es trabajador y responsable. Y no solo somos responsables de nosotros; somos responsables de nuestras familias, nuestros empleadores y empleados, nuestros grupos de fe y nuestros vecinos. Somos personas que estamos tratando de progresar en nuestras vidas, obtener una educación e integrarnos. Pero necesitamos su ayuda. Le estamos pidiendo al Congreso que encuentre una solución para este asunto. Juntos, estamos trabajando hacia un mejor país – uno que recompense los valores del trabajo duro y el espíritu emprendedor.
Emmanuel Diaz, nacido en México, es un beneficiario de DACA y estudiante de último año en Armstrong State University en Savannah.

 

 

Issue Month: 
Thursday, January 4, 2018