La Voz Latina - Su puente a la comunidad Hispana de Georgia y Carolina del sur

Por qué los niños menores de 12 años no necesitan remedios del mostrador para la tos y el resfriado

La temporada del resfriado común esta aquí, y si tiene hijos, probablemente sentirá su sufrimiento por estas molestas infecciones virales del tracto respiratorio superior. Los niños experimentan más resfriados, alrededor de 6 a 10 al año, que los adultos. Con cada resfriado produciendo síntomas de congestión nasal, nariz que moquea, tos y fiebre leve durando de 7 hasta 10 días, podría parecer que los niños están casi continuamente enfermos.
Los padres ciertamente quieren que sus niños enfermos se sientan mejor, y naturalmente, quieren ayudar. Una solución frecuente son los medicamentos de mostrador, que son muy publicitados para tratar muchas enfermedades, incluyendo resfriados. Un paseo por el pasillo de medicamentos de mostrador de su farmacia local destacará los numerosos productos farmacéuticos disponibles para adultos y niños.
Es tentador comprar uno o más de estos productos para ayudar a su niño. Sin embargo, para los niños menores de 12 años, es mejor no usar los comúnmente publicitados productos farmacéuticos de mostrador para la tos y el resfriado.
Los niños no son solo adultos pequeños
Cuando trate a los niños con medicamentos recetados o de mostrador, es importante entender que los niños pequeños difieren significativamente de la población de adultos con respecto a la eficacia del medicamento y los efectos adversos.
Durante los últimos 30 años, hemos aprendido mucho más sobre farmacología pediátrica y la acción y conducta de las medicinas, conocida como farmacocinética, y las diferencias comparadas con los adultos. Antes de esto, e incluso hoy, hasta cierto punto, los profesionales del cuidado de la salud asumían que las medicinas funcionaban y se comportaban similarmente en los niños y adultos.
Basados en esta suposición, los practicantes de la salud a menudo solamente reducían la cantidad de una medicina para un niño, basados en una proporción del peso corporal del niño con un adulto. Por ejemplo, un proveedor recetaría el 50% de una dosis de medicamento para adulto, para un niño con el 50% del peso corporal de un adulto. La eficacia de los ingredientes activos de los productos de mostrador para la tos y el resfriado, como se demostró en los estudios de adultos, se suponía que era similar en los niños.
Sin embargo, hemos aprendido, y continuamos aprendiendo, que esta estrategia no es exacta y puede ser peligrosa. La mayoría de los medicamentos no están especialmente estudiados y evaluados en niños, antes de su etiquetado de la FDA y su disponibilidad para el público.
Las medicinas de mostrador se regulan de manera diferente a las medicinas recetadas
En 2008, la FDA recomendó que los productos de mostrador para las tos y el resfriado no fueran administrados a niños menores de dos años. El grupo comercial que representa a los fabricantes de productos farmacéuticos de mostrador, Consumer Healthcare Products Association, adicionalmente anunció que estos productos serían etiquetados “para no usar” en niños menores de cuatro años. La FDA estuvo de acuerdo, y este sigue siendo el estatus actual del etiquetado de los productos de mostrador para la tos y el resfriado para la edad pediátrica.
Ademas, las revisiones de literatura médica indican que los ingredientes de las medicinas de mostrador, son de hecho ineficaces para reducir los síntomas del resfriado en los niños. Los productos de mostrador para la tos y el resfriado pueden ser peligrosos de usar también, con más de 100 muertes de infantes y niños pequeños descritos en los reportes publicados donde estos productos fueron la causa única o las causas contributivas importantes.
Una palabra de precaución con respecto a la codeína
Estudios recientes y recomendaciones, han cambiado significativamente nuestro uso de otro medicamento históricamente usado para tratar la tos en los niños – codeína. Es un opioide, y sigue estando disponible en algunos estados en algunas medicinas de mostrador para la tos. Esta disponible en todos los estados como producto de prescripción.
Hemos sabido en los años recientes que la codeína es metabolizada de manera diferente de sujeto a sujeto. La codeína sola tiene muy poca actividad farmacológica útil, pero el hígado la altera químicamente en su forma activa, morfina y otro químico. La morfina es peligrosa, ya que suprime la respiración. Debe ser usada con precaución incluso en adultos.
Por muchos años, la codeína ha sido usada para tratar el dolor y la tos en niños y adultos. Evaluaciones recientes, sin embargo, han determinado que su eficacia clínica para estos usos, es inferior a otras medicina disponibles. Hemos sabido que la cantidad de morfina producida por el metabolismo de la codeína en el hígado, puede varias ampliamente de persona a persona, un resultado de diferencias genéticas.
Algunos individuos pueden convertir la codeína en mucha morfina, mientras que otros pueden convertir la codeína en mucha menos morfina. Se ha acumulado evidencia durante los últimos 10 años, demostrando que la codeína puede producir una disminución en la respiración en algunos infantes y niños.
Más de 20 casos de depresiones respiratorias fatales han sido documentados en infantes y niños. En 2016, el America Academy Pediatrics publicó una advertencia sobre los peligros de administrar codeína a infantes y niños, recomendando que su uso para todos los propósitos en niños, incluyendo tos y dolor, fuera limitado o detenido.
Pruebe estos remedios a cambio
La próxima vez que su hijo sufra un resfriado, en lugar de ir hacia los productos de mostrador para la tos y el resfriado, use un producto de solución salina nasal o atomizador del mostrador para ayudar con la congestión nasal. También puede poner un humidificador de aire frío en su habitación toda la noche, para ayudar adicionalmente a aflojar la congestión nasal. El acetaminofén o ibuprofén puede ser administrado para la fiebre según lo necesario.
Si su hijo esta tosiendo lo suficiente para sentirse incómodo o para prevenir el sueño nocturno, trate de darle miel, siempre y cuando él o ella sea mayor de un año. La miel ha sido demostrada recientemente en varios estudios clínicos, ser un supresor de la tos efectivo, y es probable que sea mucho más segura que la codeína y los productos de mostrador para la tos y el resfriado.
Estas terapias han sido aprobadas por el American Academy of Pedriatrics. Cuando use estos tratamientos en infantes y niños pequeños, siempre es prudente hablar primero con el pediatra de su niño, ya que varias enfermedades más serias pueden producir inicialmente síntomas similares a aquellos de un resfriado común.

 

Issue Month: 
Thursday, January 4, 2018